Movilidad

Ventajas de hacer uso de la Bicicleta

Las ventajas de hacer uso de la bicicleta son múltiples, a continuación vamos a mencionar 2 de las más importantes:

Ahorro de tiempo:

En los centros urbanos se desarrollan múltiples actividades, razón por la cual cada persona busca las rutas y modos de transporte que le resultan más compatibles con sus actividades, forma de vida, condición económica y los lugares donde empiezan y terminan sus trayectos. Sin embargo, sin darnos cuenta y de manera paulatina reducimos nuestras alternativas al pensar que la elección de nuestro medio de transporte únicamente está entre el vehículo particular y el vehículo de servicio público. Dejamos de lado alternativas como Caminar o usar la Bicicleta en algunos recorridos en los cuales estos medios podrían ser mucho más útiles y económicos que los medios tradicionales.

La consolidación de los medios tradicionales, altamente contaminantes y costosos empieza cuando sacamos de la lista de opciones medios de transporte alternativos que nos permiten ahorrar tiempo y por pereza o comodidad dejamos de lado la posibilidad de caminar o hacer uso de la bicicleta para desplazarnos en trayectos cortos, desconocemos que “además de no contaminar y de ser silenciosa, económica, discreta y accesible a todos los miembros de la familia, la bicicleta resulta, sobre todo, más rápida que el coche en trayectos urbanos de corta distancia (5 km, e incluso más, a medida que aumenta la congestión del tráfico)”1 .

Pensar en desplazarse en vehículo en las zonas céntricas de la ciudad cuando no es necesario y se tiene la opción de caminar o viajar en bicicleta, no solo implica la disposición de más tiempo para el ciudadano que toma esta opción sino también para los demás conciudadanos que tienen que esperar más tiempo para poder llegar a sus lugares de destino a causa de la congestión vehicular provocada por el individualismo y la rigidez de nuestro esquema mental, recordemos que “los peores enemigos de la bicicleta en el medio urbano no son los coches, sino los prejuicios en contra, por ejemplo, del uso de la bicicleta como medio de transporte habitual”2 .

Economía:

El uso de vehículo particular ocasionalmente representa mejores condiciones de comodidad y autonomía para hacer nuestros desplazamientos, sin embargo esta opción es muy costosa en términos individuales y colectivos en el corto, mediano y largo plazo. Muy pocas veces pensamos en asuntos como el “ahorro de espacio (calzada y aparcamiento) e, igualmente, reducción de las inversiones en vías de circulación y posibilidad de reinvertir en los lugares públicos para aumentar el atractivo del centro urbano (para viviendas y comercios, cultura y tiempo libre); reducción de las inversiones y de los costes de las empresas (aparcamientos) y de las autoridades públicas (aparcamientos, mantenimiento, nuevas infraestructuras, etc.)”3 .

Al privilegiar modos de transporte alternativos, no solo ahorramos día a día individualmente sino que permitimos reducir el costo de la fabricación para la industria, reducir el impacto que esta actividad tiene para nuestro planeta y para nuestros sistemas viales, es importante recordar que “El consumo energético total del automóvil –incluyendo el consumo de construcción del vehículo, de la infraestructura y el mantenimiento de la misma– a tasas de ocupación reales es casi el doble que el del cercanías y el del metro, y más de cuatro veces que el del autobús” . Para mirar en detalle otras ventajas inherentes a la reducción del uso de los vehículos particulares, los invitamos a reflexionar sobre los siguientes conceptos:

• Combustible: El consumo de energía que requiere un vehículo es muy alto y se incrementa si tenemos en cuenta la cantidad de energía consumida en los embotellamientos.

• Parqueadero: El Parqueo dentro y fuera de la vivienda genera mayores costos.

• Desgaste del vehículo y batería: El desgaste por el uso intensivo e innecesario del vehículo genera mayores costos en el mediano y largo plazo, además de la desvalorización de la propiedad.

• Impuestos: La carga tributaria por pago de impuestos en la compra de partes y la prestación de servicios se puede evitar siempre que no sea realmente necesario adquirir un vehículo.

El cambio de costumbres y la aceptación cultural de uso de la Bicicleta le permite a la sociedad reducir niveles de congestión vehicular, desgaste de vías, contaminación del aire, contaminación auditiva y los niveles de estrés entre otras muchas ventajas.

[pie]1 “En bici, hacia ciudades sin malos humos”, Comisión Europea. DG Medio Ambiente, Serie Programa Marco Ambiental No. 6, Luxemburgo, Abril, 2002, Pág. 10, Disponible en: http://ec.europa.eu/environment/archives/cycling/cycling_es.pdf[/pie][pie]2 Wallström Margot, “en bici, hacia ciudades sin malos humos”, . Comisaria europea Responsable de medio ambiente, Comisión Europea. DG Medio Ambiente, Serie Programa Marco Ambiental No. 6, Luxemburgo, Abril, 2002, Pág. 5, Disponible en: http://ec.europa.eu/environment/archives/cycling/cycling_es.pdf[/pie][pie]3 Opc.cit. “En bici, hacia ciudades sin malos humos”, Comisión Europea. DG Medio Ambiente, Serie Programa Marco Ambiental No. 6, Luxemburgo, Abril, 2002, Pág. 16, Disponible en: http://ec.europa.eu/environment/archives/cycling/cycling_es.pdf[/pie][pie]4 “Los problemas del coche”, En: Ecologistas en Acción, Noviembre de 2007, Disponible en: http://www.ecologistasenaccion.org/article9846.html[/pie]