Artículo DestacadoContenido DestacadoDerechos HumanosEquidad de GéneroNoticiasNuestros ServiciosRecomendado

El rol de la masculinidad en la construcción de una mejor sociedad. Un asunto que va más allá de la prevención de violencias.

“…Y si piensas que los hombres duros son peligrosos, espera a ver lo que son capaces de hacer los hombres débiles”.  

Jordan Peterson

Un elemento de preocupación y análisis a nivel social, político y jurídico en la actualidad, es la prevención de violencia contra las mujeres. Esto, en el marco de un discurso amplio derechos humanos en el que se busca construir condiciones de igualdad en los ámbitos laboral, de acceso a oportunidades, de participación política, de prevención de violencia en escenarios familiares y de convivencia ciudadana, entre otros.

Día a día vemos cómo se presentan diferentes casos de maltrato hacia la mujer, desde los mas sutiles, hasta los casos que llegan incluso a provocar su muerte, y es en este contexto en dónde se han presentado múltiples respuestas por parte de la sociedad, por ejemplo: desde el feminismo radical se han presentado acciones violentas y vandálicas para resignificar ciertos espacios y atacar ciertas estructuras y símbolos como iglesias y bienes de interés público como las estaciones de transporte, al igual que la lucha pro aborto y el lenguaje violento contra la familia, la religión, y los hombres. Por otra parte, desde los sectores público y privado se han adelantado algunas acciones afirmativas en favor de las mujeres y también en beneficio de diferentes grupos minoritarios para garantizar que exista una correcta adopción de políticas institucionales y políticas privadas que beneficien desde una perspectiva de género tanto a hombres como mujeres y a personas con diferente tipo de identidad de género, o pertenencia a grupos poblacionales, que también se considera han estado rezagados de las posibilidades de desarrollo y la garantía de sus derechos en nuestro país.

Pero uno de los aspectos más relevantes en este contexto, es que la masculinidad ha entrado al debate, y se ha propendido por su re-significación, por eso, no es casualidad que ahora hablemos de masculinidades alternativas, toxicas, hegemónicas, positivas, corresponsables, conscientes, las nuevas masculinidades (a lo que algunas personas llaman “nuevas fragilidades”), etc…  Sin embargo, creo que lo más importante no es atacar, ni de-construir conceptos, lo más importante es abordar los patrones culturales asociados a la legitimación cultural de la agresión y la violencia contra las mujeres, y también contra los hombres, porque sin lugar a dudas también hay estereotipos y expectativas culturales, y estereotipos construidos desde el sexismo, que también afectan a los hombres. Por ejemplo, el afán y la presión que se ejerce contra las mujeres por que se casen, tengan una familia y tengan hijos, así su plan de vida no este orientado en esa dirección, a lo que se pueden sumar las expectativas estéticas a las que ella y su entorno le den importancia, mientras que a los hombres se nos exige que seamos productivos, proveedores, y exitosos,  algo difícil de hacer en contextos con escasas oportunidades de desarrollo económico, en el que quienes no consiguen dinero muchas veces pasan a ser hombres de segunda clase por parte de mujeres para quienes el valor de un hombre esta directamente relacionado con su fortaleza financiera, por lo cual la cosificación es un problema que va en las dos direcciones, y más que un problema que afecte solo a las mujeres es un problema compartido.

Para fortalecer el concepto de la masculinidad y avanzar en el proceso de formación de mejores hombres, es importante tener en cuenta que esto no es solo una cuestión estética, cómo se ha venido presentando actualmente, ya que hay hombres que erróneamente se creen mucho más masculinos si tienen barba, o si tienen un tatuaje, aunque sean chismosos, dañinos y manipuladores, e ignoran que la conducta guiada por valores es lo más importante para resignificar nuestra condición como hombres.

“Los esfuerzos que se exigen a los hombres para que sean conformes al ideal masculino provocan angustia, dificultades afectivas, miedo al fracaso y comportamiento compensatorios potencialmente peligrosos y, o destructores”.

Badinter, Elisabeth.

En este asunto del fortalecimiento de la masculinidad, actualmente tenemos referentes importantes que han venido trabajando en esta re significación del rol del hombre dentro de la sociedad, dentro de las relaciones interpersonales y dentro de los planes de vida a nivel individual. Hay referentes desde el ámbito académico como el Doctor Jordan Peterson y también hay referentes que se han hecho un lugar como influenciadores de redes sociales de habla hispana, y que creo que han contribuido a generar contenidos valiosos para reflexionar, cuestionar, resignificar y proponer ideas para el fortalecimiento la condición masculina, me refiero a personas como el Temach, Alejandro Peterson, Armando Saucedo, y Alex Flores, entre otros. Además, hay grupos o movimientos y personas consideradas individualmente que se guían por planteamientos como el concepto “pastilla roja” o la Red Pill, mediante la cual se propende por los derechos de los hombres y que se constituye en una postura pro masculina en los debates políticos globales relacionados con la igualdad de género.

Los avances en materia jurídica para garantizar que exista una aplicación de Justicia mucho más fuerte en casos como el feminicidio, la violencia y el acoso sexual, entre otros tipos de aplicación de violencia contra las mujeres son importantes, sin embargo este tipo de medidas jurídicas deben también venir acompañadas de proyectos y programas de fortalecimiento de la educación y de la construcción de una mejor ciudadanía, y de una mejor masculinidad para generar transformaciones culturales significativas.

Desde el ámbito de la equidad de género, donde se trabaja por las mujeres y por grupos minoritarios, el hombre ha sido excluido, partiendo del supuesto de un argumento del feminismo radical, y es que el hombre siempre ha estado una posición de superioridad, por lo cual no hay que hacer nada en beneficio de los hombres. Ese es un argumento bastante precario porque desconoce que se requiere la participación y el mejoramiento de las capacidades humanas de todas las personas, no solamente de las mujeres, ni de las autoridades administrativas, legislativas, de los operadores de justicia, y los encargados de la seguridad ciudadana mediante programas de capacitación y fortalecimiento institucional. El objetivo más importante debe ser generar transformaciones culturales que permitan reducir al mínimo posible la materialización de este tipo de actos de violencia que no solamente se circunscriben al ámbito de la violencia sexual o del ámbito de la violencia contra la vida de las mujeres, ya que los únicos victimarios no son solo los hombres, también se presentan casos de agresión y violencia como el acoso laboral, escolar y en escenarios de convivencia física y virtual por parte de mujeres contra las mismas mujeres.

Nuestro reto como sociedad es trabajar tanto por los hombres como por las mujeres desde una perspectiva de búsqueda de la igualdad, que no asuma una postura de segregación y que nos lleva a ver a los hombres como los únicos enemigos, cuando realmente en esta sociedad vemos como hay juegos de roles que no dependen ni del género, ni el sexo, sino de la capacidad y la posibilidad de desarrollo humano y espiritual que tienen algunas personas y que tiene un impacto positivo o negativo en los demás, más aún, cuando muchas de las desigualdades y asimetrías en el desarrollo económico y humano de las personas, al igual que la violación de derechos humanos no depende únicamente de variables de género, sino de factores políticos, sociales y culturales que nos afectan a todos.

“La masculinidad obsesiva es siempre fuente de conflictos y de tensiones. Obliga a ponerse una máscara que simule una superpotencia y una independencia matadoras. Y cuando cae la máscara se descubre un bebé que tiembla”.

David Gilmore, antropólogo

Los invitamos a conocer nuestro portafolio de servicios y nuestras charlas y capacitaciones para el fortalecimiento institucional a partir de la adopción de criterios de género en favor de TODOS los grupos poblacionales: https://ciudadaniaparaeldesarrolloconsultoria.com